sábado, 4 de mayo de 2019

Mi historia

Hola. Estoy creando este blog para compartir con quien padezca esta enfermedad mis propias experiencias a lo largo de más de 15 años.
No vendo nada ni me interesa, tampoco haré publicidad de ningún producto, si bien nombraré varios que he utilizado a lo largo de tantos años.

Tampoco quiero hacer la típica introducción que hay por todo Internet de lo que se trata la psoriasis, los tipos y demás... Quien sufre esta enfermedad, probablemente haya hecho lo mismo que yo: recorrer toda la red buscando información, invirtiendo horas y horas en leer los comentarios de la gente, probando desde fórmulas que ya rayan en lo ridículo hasta medicación, lociones, cremas, ungüentos, baños y todo lo demás.

Creo también que esta es una guerra dura y larga, con alguna que otra batalla ganada, pero el balance final siempre termina en alguna frustración, depresión, angustia cuando menos, y sin más resultados que ver que la enfermedad siempre está ahí presente, con más o menos períodos agresivos, pero ahí está.

Yo no soy un tipo conformista. No me creo que con los avances médicos que se ven día tras día, nadie haya encontrado una cura definitiva para esta terrible enfermedad que nos ataca a muchísima gente de todo el mundo, sin importar estratos sociales, educación, país, región o lo que sea.
Tengo la convicción que a nadie le interesa que esto se cure, por razones simples: no contagia - con lo cual no existen prácticamente riesgos de vida - y quienes la sufrimos vivimos gastando e invirtiendo muchísimo dinero en consultas médicas y medicación específica, que finalmente no sirve para nada.

Personalmente, he tenido la suerte - si así se puede decir - de contar con medios para hacerme atender por los mejores especialistas y no escatimar un céntimo en medicación y aparatos. De nada sirve, porque, insisto, creo que, por un lado, los médicos no saben, y por otro, les conviene que uno siga en el mismo estado patológico.


Les cuento mi historia: hace más de 15 años me apareció en la pierna una pequeña roncha, del tamaño de una moneda. El picor era tremendo y nada me aliviaba. Me rascaba hasta sacarme sangre estando dormido...
Me puse alguna crema medicinal que seguramente tendría algún corticoide, pero no mejoraba.
A un par de años, decidí ver a un dermatólogo especialista en un viaje a Buenos Aires. Apenas me vio, directamente diagnosticó psoriasis.
Ante mi insistencia, me hizo una biopsia y efectivamente se confirmó el diagnóstico.
Siendo algo tan pequeño, el médico no le dio ninguna importancia, y me recetó una crema con clobetasol, así sin más, ni más información.
Evidentemente, en el lapso de un mes, había desaparecido por completo.

Al tiempo, volvió a aparecer y esta vez un poco más agresivo. Como era lógico, nuevamente me apliqué la crema, pero demoró bastante más en mejorar.

De pronto, me apareció un corte en la yema de un dedo de la mano, con un dolor terrible, como si me hubiera clavado una hoja afilada, sangrante y profunda.
Eso se replicó en poco tiempo y extendió a todos los dedos de ambas manos.








En Andorra, donde vivo, consulté a un dermatólogo de prestigio, y me explicó que esto también era psoriasis, de otro tipo, pero que la íbamos a controlar, pero no curar.
Me recetó una crema que hice preparar (con coaltar y betametasona), con resultados totalmente nulos. Volví a la consulta y me recetó otra más potente con coaltar, clobetasol, alantoína y no recuerdo qué más, pero tampoco funcionó en absoluto. Para adelgazar la piel engrosada llegó a recetarme urea al 50%, con el dolor que eso provoca...

Esto de mis manos fue terrible, porque simplemente me impedía hacer cualquier cosa. El hecho de levantar una botella de agua, ya me provocaba un nuevo corte, doloroso y sangriento. Ni hablar de usar alguna herramienta...

Pedí consulta con el mayor especialista en Barcelona, que me costó una fortuna, y el médico pasó 20 minutos hablando de sus logros, fama y especialización. Luego de lo cual, me recetó un montón de cosas, pero muchas!!!
Lo primero fue Neotigason 25 mg, dos veces por día; Elidel crema; Daivobet; una crema a base de vaselina y ácido salicílico para usar luego de lavarme las manos con Cetaphil, porque me prohibió tocar el jabón.
Durante meses, para ducharme usé guantes hipoalergénicos.
Además, me recetó una terapia de rayos PUVA, con exposición aumentando gradualmente.
Esta máquina de rayos PUVA me la compré. Fui directo a la fábrica en Alemania y me gasté una fortuna en una máquina de uso profesional y otra más pequeña para poder llevarla en mis viajes (yo viajo mucho por trabajo).




Igual, tampoco mejoraba, sino que cada vez estaba más sensible.

En Colombia me recomendaron a una especialista de fama mundial, con libros escritos sobre el tema y tal y cual.
Luego de revisarme cuidadosamente, me dijo que esto iba a ir a peor y que no hay cura posible. Que la expectativa sería que en un futuro a mediano plazo desarrollara artritis porque observó unas rayas y manchas en las uñas.
Solamente me recetó Clobetasol y nada más que una crema de Avene para hidratar.

Mi desesperación fue creciendo ante semejante panorama.

Al volver a Andorra, y leer muchísimo sobre el tema, decidí dejar el Clobetasol y solamente usar una crema para manos de Avene que me trajo mi mujer para probar.
Me aplicaba esta crema unas 10 o 15 veces al día. Llevaba eso conmigo y todo el tiempo estaba poniéndome.
En resumen, LAS MANOS VOLVIERON A LA MÁS ABSOLUTA NORMALIDAD.
Jamás me volvió a aparecer en las manos.




El año pasado, en enero de 2018, tuve una caída y me tuvieron que operar de los ligamentos, pero eso es otro cantar...
La cosa es que me medicaron con analgésicos fuertísimos y como soy muy sensible del estómago (desde que tengo memoria, siempre tuve acidez gástrica) me recetaron Omeprazol (que yo ya había tomado varias veces de la versión de venta libre sin prescripción), y mi médico de cabecera me dijo que siga tomando Omeprazol una vez al día, en ayunas, durante al menos un año.

Esto aparentemente no tendría nada que ver con la psoriasis, pero sigo mi relato.

Mi época fuerte de trabajo son los meses de noviembre, diciembre y enero, con un nivel de estrés terrible, y este año en particular, con muchas situaciones de nervios y preocupación.

En febrero, mis dos piernas estaban cubiertas completamente de psoriasis en placas; en poco tiempo, me aparecieron manchas por la espalda, el resto de mis piernas, las nalgas, los codos...
Un verdadero desastre. La piel de las placas se me desprendía en pedazos grandes como una galleta, sangrando.


Nunca dejé de aplicarme cremas humectantes, cada día, incluso la misma crema de manos que me curó. Y volví como medida extrema, al Clobetasol, que creo que fue la peor decisión, porque no solamente no me mejoró nada, sino que agravó la situación.

Jamás dejé de buscar y leer, hasta que hace unos días atrás, encontré un vídeo de un naturópata que decía que se había curado la psoriasis mediante una terapia que aconseja de lavado intestinal.
Su argumento es que la psoriasis se produce por las cándidas, que son unos hongos que están presentes en todas las personas en los intestinos.

Se me iluminó la cabeza con esta idea, y comencé a buscar información y relación entre la candidiasis y la psoriasis, y, efectivamente algo de esto hay: la multiplicación descontrolada de las cándidas ataca directamente al sistema inmunológico, que puede repercutir en una cantidad de enfermedades y consecuencias graves que van desde la tos hasta el cáncer, pasando por una lista enorme de posibles enfermedades COMO LA PSORIASIS.

Y me dije, por ahí pasan los tiros... Cómo se reproducen estas cándidas y porqué el organismo no las controla?
La explicación parece simple: se controlan por el ácido clorhídrico producido en el estómago. Pero claro, con el Omeprazol, yo no produzco ese ácido...
Entonces, dos mas dos es cuatro...

Buscando más información, por todos lados salen evidencias de la relación entre la candidiasis intestinal y el sistema inmunológico.
Yo había leído a un médico italiano, a quien le compré su tratamiento para la psoriasis, que no me sirvió de nada, que también argumentaba sobre las cándidas y su relación directa con la psoriasis.

El punto es que hoy, ya he dejado de tomar Omeprazol y ordené un tratamiento a base de cremas compuestas por minerales y sales del Mar Muerto, que estoy seguro que algo tendrá de beneficioso. Como se dice habitualmente, mal no me va a hacer...

Si bien no estoy curado ni mucho menos porque solo hace unos pocos días que empecé esta prueba, mi psoriasis prácticamente desapareció de mis codos. Sola, sin hacer más que ponerme crema Nivea para hidratar una vez por día, al salir de la ducha, y otra por la noche, antes de acostarme. Pero esto lo hago desde hace años, en todas las partes afectadas, o sea, no cambié nada.

Mi idea de hacer este blog, además de hacer un poco de catarsis y descargar las emociones negativas que provoca esta enfermedad, es la de ir contando el progreso - sea mejoría o no - de esto que estoy haciendo.

Estoy completamente convencido, cuanto más leo, más me lo creo, que controlando esta candidiasis, la psoriasis mejorará o incluso, se eliminará.

Sé perfectamente que dicen que no hay que tomar lácteos, carnes rojas, harinas y azúcares.
Pues yo debo ser el 100% contrario a eso, porque consumo diariamente prácticamente todos estos alimentos.
Parece que el gluten de las harinas es una causa importante para la proliferación de las cándidas, así que cambiaré a consumir productos sin gluten.
Además, como para ayudar a la normalización de la flora intestinal, comenzaré a tomar fermentos lácteos (aunque no son demasiado apetitosos que digamos).

Pues eso hasta ahora. Iré contando conforme vaya pasando el tiempo.

A seguir luchando contra este padecimiento y no darse por vencido!


Actualización al 28/05/2019

Desafortunadamente, no he notado ningún cambio a partir de eliminar prácticamente el 100% del gluten, y reducir a un mínimo el azúcar y lácteos.

Durante el tiempo que he debido esperar a que llegue el tratamiento que pedí a Israel que publicitan como una solución natural ya que están elaborados con sales y minerales del Mar Muerto, vengo tomando, como tratamiento sistémico y ya recetado por el médico dermatólogo, Neotigason 25 mg.
Ya solamente leer el prospecto, da miedo... y en general, los comentarios que aparecen por los foros, son dispares: hay quien dice que no le ha hecho efecto y quien habla maravillas...
Es un medicamento que tiene una dosis que hay que ajustarla conforme se noten los efectos.
Yo comencé con 30 días, 25 mg por día. Al terminar la primer caja, le agregué 10 mg más, o sea, 35 mg por día.
Ya ahora comencé con 50 mg diarios.
La verdad es que hasta el momento, el único efecto es que tengo los labios muy paspados y resquebrajados, que compenso con bálsamo labial a cada rato...
En cuanto a efectos sobre la enfermedad, lo único que he notado es un muy leve empalidecimiento en algunas zonas puntuales, pero nada del otro mundo.
Eso sí, permanentemente tengo sed y bebo unos dos o más litros de agua al día.
Como cosa rara, hay varias partes de mi cuerpo que parecen húmedos y brillosos, como los hombros y algunas de las lesiones psoriáticas.
Pero más raro aún - lo advierte el prospecto - es que las manos y dedos quedan pegajosos, aunque los lave una y otra vez. Es un poco incómodo, la verdad.

Por otro lado, en la piel de las manos se han eliminado completamente los callos, durezas o asperezas. Parecen las manos de un bebé.

A este momento, tengo muy afectadas ambas piernas, muchísimas placas de tamaño diverso en la parte de atrás de las piernas, glúteos, espalda y algo en los codos.

Así estoy hoy:


Estas dos fotos fueron tomadas antes de comenzar el tratamiento con los productos llegados de Israel.

El kit está compuesto por:

1 bote de crema
1 botella de aceite
1 jabón

Además han incluido 3 muestras de shampoo.

Es decir que he comenzado con el tratamiento por la noche, con el aceite.

Veremos entonces qué resulta de este conjunto de crema, jabón y aceite...

Por de pronto, el aceite hizo que durante la noche no tuviera ningún tipo de molestia ni picor, que ya es bastante.

Por la mañana, he reemplazado el jabón normal por el que viene en el kit, y al tener una consistencia muy dura y algo arenosa, raspa un poco.
Al secarme luego de la ducha, tuve un picor muy fuerte en prácticamente todo el cuerpo, que desapareció de inmediato al aplicarme la crema.


Esta crema tiene una consistencia bastante pesada, incluso más que la Nivea de lata azul, la de toda la vida.
Me sorprendió muchísimo ver que el solo masaje con esta crema hizo una exfoliación de toda la piel escamada y muerta, muy fuerte.
Por la consistencia, demora algo en absorberse, pero no queda ni grasa la piel.
El picor simplemente desapareció.

En la página web de este tratamiento sugieren la aplicación dos veces al día de la crema, pero en las instrucciones dice que hay que usarla luego de la ducha, y por la noche, el aceite.

Seguramente por la tarde me pondré nuevamente la crema, como para enfatizar sus efectos, al recordar que en mis manos desapareció por completo todo vestigio de psoriasis aplicando muchísimas veces por día la crema Avene.

Entonces, para ir viendo la evolución, iré subiendo fotos, una vez a la semana, con la suma de Neotigasón y este tratamiento.





Al día de hoy, 3 de junio de 2019, llevo una semana de tratamiento con los productos que me llegaron de Israel, además del Neotigasón, que he decidido dejar de utilizar, porque los efectos secundarios son horribles.
Sinceramente no veo un cambio drástico, pero aún es pronto para sacar conclusiones.
Todo lo que he leído al respecto, es que arranca con un aparente empeoramiento pero luego mejora poco a poco.
He hablado con la chica de atención al cliente de Israel y me dijo que la mejoría se empieza a notar recién después de 14 días de tratamiento, que lo estoy siguiendo religiosamente.

Lo que sí noto es una exfoliación profunda, con muchísimas menos costras y placas.
Seguiré con este tratamiento hasta que se me terminen los productos.

Entretanto, he comprado y espero que me lleguen algunos productos naturales para sanear los intestinos y comenzar una limpieza de cándidas.
He investigado muchísimo, leído informes médicos, blogs adonde la gente cuenta sus experiencias, white papers sobre la relación entre las cándidas, el sistema inmunológico y todo termina siendo relacionado con la psoriasis.
Estoy convencido que, eliminando la candidiasis (de la cual tengo muchísimos síntomas - no todos) voy a terminar venciendo a la psoriasis.
Además, si bien no he comenzado una dieta totalmente estricta, prácticamente no estoy consumiendo hidratos de carbono, casi eliminado el gluten y el azúcar, incorporé muchas frutas y algunas verduras, eliminé las patatas y las carnes rojas e iré de a poco, eliminando alimentos procesados por otros más naturales, sin caer en los extremos, porque la verdad es que las dietas tan estrictas casi no tienen ninguna cosa que me apetezca comer... Y ya es suficiente sufrimiento y depresión como para agregar el padecimiento de comer cosas que no me gustan... ni me apetecen.


 
Iré de a poco comentando los avances, que toman su tiempo.
De todo lo que he leído e investigado, en unos 30 a 60 días se notarían resultados muy importantes con mejorías realmente dramáticas.

Yo pienso que lo que se ve en la piel, sea donde sea, es resultado de un desequilibrio interno, y cuanto más leo e investigo, más me convenzo en la relación que tiene el intestino, la candidiasis y la psoriasis.

Haciendo memoria, y como he comentado arriba, al año pasado tuve un accidente que terminó con una intervención quirúrgica compleja en mi rodilla derecha.
He tomado analgésicos y antiinflamatorios de todo tipo, fuertísimos, con una dosis diaria de Omeprazol, durante más de 4 meses. Sin dudas, en ese momento la psoriasis se agravó de una manera casi imparable y muy rápidamente.
El peor error que he cometido ha sido caer en la aplicación local de corticoides muy potentes como Clobetasol, que solamente tapa los síntomas, que se agravan de inmediato al dejar de usarlo.

11/06/2019
He terminado la caja del Neotigasón, y juro que jamás volveré a usarlo.
La cantidad de molestias que me trajo, y la nula mejoría - siendo que en su prospecto dice que es para su uso cuando todos los otros tratamientos médicos, tópicos y alopáticos han fracasado...
Desde los labios completamente secos, paspados y escamados, hasta la caída del cabello, las manos y planta de los pies pegajosos como si tuvieran un adhesivo, sin contar con un estado anímico horrible y hasta ideas de muerte (eso lo advierte el mismo prospecto), me han decidido a no gastar dinero inútilmente y a destrozarme por dentro.

Sigo con el tratamiento de ducha con jabón especial, la crema con minerales del Mar Muerto, y por la noche, el aceite con esos mismos ingredientes.
Subo estas fotos, para poder ver la evolución y comparar con las anteriores.







Como se puede ver, muy de a poco, las lesiones van mejorando.
Todas las escaras, ronchas, placas que tenía en la espalda, prácticamente han desaparecido.

Aún queda bastante, como se ve en las fotos, pero tengo fe que irán desapareciendo poco a poco.

Como un detalle a tomar en cuenta: yo jamás bebo alcohol, pero han venido de visita unos amigos, y brindamos con vino espumante. Yo habré tomado una copa como mucho.
Esa noche volvió la picazón incluso en lugares en plena recuperación.
Todo reafirma que evidentemente hay una relación importante entre la ingesta y la psoriasis.






Lamentablemente, por razones ajenas a mi voluntad, no he podido retirar los elementos del tratamiento para los intestinos, que apunta a sanear la candidiasis que estoy completamente seguro que tengo, y es el origen de todo el problema de psoriasis.
Seguiré agregando información y describiendo lo que sucede en forma detallada.

4 comentarios:

  1. Vaya, tengo una semana de ser diagnosticado, aún no sé mucho, me alegra tu mejoría, pero me da miedo el panorama, empecé con una ronchita igual que tu, y ahora tengo varias, yo saqué mis propias conclusiones de que lo causaban hongos, y que el comer embutidos lo aumentaba, opino que cambia mi ph, desde hoy comenzaré dieta, tenía alergias y la bío descodificación me ayudo bastante, al punto de casi desaparecer todas y las resistentes aminoraron mucho, ahora buscaré también alguna solución por ese camino, espero mejores, gracias por compartir, nos ayudas mucho mostrando los caminos que tomaste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Choco!
      Gracias por comentar.
      Te cuento que he estado investigando muchísimo sobre el tema, desde foros hasta una gran cantidad de informes médicos y todo lleva a dos diferentes razones:
      1.- Cándida
      2.- Parásitos
      Como bien dices, las cándidas son hongos que tenemos normalmente en el intestino y cohabitan con el resto de la flora intestinal, controladas por otros microorganismos como bacterias y probióticos.
      Cuando se descontrolan, se reproducen rapidísimo y pueden invadir otros órganos, incluso pueden llegar hasta el propio líquido raquídeo...
      Pero lo más importante es que atacan directamente el sistema inmunológico, y aquí es adonde se enlaza con la psoriasis.
      El problema es que una infección por cándidas es realmente complicado de controlar.
      Lo primero es dejar de alimentarlas, ya que se nutren de hidratos de carbono en todas sus formas (azúcar, harinas, patatas y más). Para ello, una dieta muy estricta por unos días debe notar mejoría o cambios.
      Por otro lado, hay complejos naturales para combatirla, que se pueden comprar en tiendas de productos naturistas o hasta en Amazon o Ebay.
      Yo, por mi parte he comenzado con una depuración con dieta y estoy esperando que lleguen varios productos que he pedido por internet, para sanar y limpiar los intestinos, por un lado, y además combatir las cándidas por el otro.
      Iré posteando los resultados, porque cada organismo es diferente y reacciona en tiempos distintos.
      En cuanto a los parásitos, he leído bastante sobre el tema y aparentemente hasta se logran ver sobre la piel, pero la infección es tanto interna como externa.
      Todo tiene una conexión.
      Los medicamentos habituales para la psoriasis no hacen sino cubrir los síntomas - a veces atenuarlos - pero NUNCA tratan el origen de la enfermedad.
      Haces bien en comenzar una dieta.
      Te doy algunos consejos simples:
      Come frutas y verduras poco cocidas.
      Elimina las carnes rojas.
      Elimina los azúcares en todas sus formas.
      Elimina las harinas o redúcelas a un mínimo (con esto me refiero a toda clase de harinas, como pan, bollería, pastas, etc.)
      Elimina todo lo que puedas los lácteos.
      Incorpora fermentos probióticos, ya sea naturales o en cápsulas.
      Si tienes picor, trata de no rascarte: llena la tina con agua caliente, le pones una taza de vinagre de manzana y un puñado de sales de Epson (las compras en cualquier farmacia y no cuestan nada).
      Luego de unos 15 minutos o algo más, frota las ronchas que tengas con aceite de coco.
      Ya el hecho de sanar los intestinos y eliminar la candidiasis debería prácticamente erradicar la psoriasis.
      Todo esto, lo vengo poniendo en práctica pero recién empiezo con la parte intestinal.
      Ya iré publicando los resultados, que espero sean avances serios en relativamente poco tiempo.
      Suerte y para cualquier cosa que quieras compartir, te respondo de inmediato.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Agradeceré que continúes con tus avances, es muy interesante por que como bien dices, a nadie le conviene que dejemos de gastar una fortuna en los Shampoos y tratamientos tan costosos para esta enfermedad y es muy valioso que se cuenten estas historias, yo use por muchos años un Shampoo que se llama PIRIMED, no es muy costoso y si se usa continuamente alivia mucho la Psoriasis del cuero cabelludo, que es el tipo que yo tengo Saludos y estaré esperando que continúes con tus avances

    ResponderEliminar